Alergias, grave problema de salud pública

0
16

Por Ignacio J. Ansotegui M.D., Ph.D.
Presidente de la World Allergy Organization (WAO).

Se han documentado casos de recién nacidos con alergias alimentarias, incluso se han hecho estudios que evidencian la presencia de proteína alimentaria en el líquido amniótico que ha pasado de madre a hijo.

Sin lugar a dudas, las enfermedades alérgicas constituyen la epidemia no infecciosa del siglo XXI, la cual se ha incrementado debido a diversas causas, entre ellas al cambio de hábitos, al estrés y a la polución, estos últimos, factores desencadenantes en la patología alérgica, no solamente en México, sino también en el mundo.

De acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se estima que cerca de 25 % de la población mexicana padece algún tipo de alergia. La prevalencia es de 4.2 % en menores de 3 a 5 años de edad y de 3.9 % en menores de 18 años.

Estudios en la Ciudad de México señalan que 42 % de los niños que van a la escuela tienen rinitis alérgica, y 6.8 % de la población infantil del Norte del país padecen asma. Las cifras a nivel mundial se traducen en 22 a 25 % de rinitis alérgica y de 6 a 8 % de alergia alimentaria.

Las enfermedades alérgicas se clasifican en leves, moderadas y graves, dependiendo de cuánto afecta la calidad de vida del paciente. En la primera, la persona presenta escurrimiento nasal, picor en los ojos, lo cual se soluciona con el empleo de un antihistamínico.

Se considera moderada cuando se presenta escurrimiento nasal recurrente y prolongado. Responde parcialmente a los antihistamínicos, por lo que hay que agregar un corticosteroide nasal para mejorar la calidad de vida.

La grave presenta síntomas como incapacidad para oler, congestión nasal permanente y suele acompañarse de tos, falta de concentración y fatiga.

Para realizar el diagnóstico es necesario hacer una valoración clínica y distinguir la frecuencia de los cuadros, en qué época y cuándo se presentan, si ocurre cuando se realizan trabajos de jardinería, cocina o cuando se está dentro de la casa.

Hasta el 20 % de los pacientes hospitalizados puede presentar alguna reacción alérgica a medicamentos o agentes biológicos.

Actualmente se ha definido a la atopia como una condición hereditaria que predispone a padecer una serie de enfermedades, en su mayoría relacionadas con respuestas mediadas de IgE. Es decir, define el grado de predisposición para sufrir una alergia.

Las primeras sensibilizaciones a las que se exponen los niños son: alimentos y algunos tipos de ácaros. Además, los pequeños pueden manifestar procesos de tos y cuadros repetidos de infecciones respiratorias.

Las enfermedades alérgicas se pueden presentar a cualquier edad, se han documentado casos de recién nacidos con alergias alimentarias, incluso se han hecho estudios en donde se demuestra la presencia de proteína alimentaria en el líquido amniótico que ha pasado de madre a hijo.

De acuerdo con estudios sobre la relevancia del estrés en el desarrollo de alergias, se analizó a un grupo de personas sanas y en condiciones libres de estrés a quienes se les realizaron pruebas cutáneas por prick (skin prick test) para medir el desarrollo de un habón con eritema. Durante la segunda fase del estudio, los participantes fueron sometidos a situaciones estresantes y después de realizar las pruebas, se demostró que tanto el habón como el eritema había incrementado su tamaño.

Asimismo, diversas investigaciones han demostrado que las mujeres embarazadas que viven en condiciones de estrés tienen más probabilidades de que sus hijos desarrollen algún tipo de alergia. Sin embargo, es importante aclarar que el estrés incrementa los síntomas, pero no es la causa.

Las alergias más comunes en México:

• Rinitis alérgica. Es una inflamación variable de la mucosa nasal que puede provocar obstrucción, estornudos, picor y rinorrea. Puede confundirse con resfriado común.

• Alergia alimentaria. Son reacciones adversas a determinados alimentos y tienen su origen en el sistema inmune del paciente afectado. Los alimentos que generan mayor número de casos de reacciones adversas a alimentos son la proteína de la leche, cacahuate, mariscos, frutos secos, huevo y trigo. En fechas recientes se ha registrado un incremento en la incidencia de alergias alimentarias en menores de cuatro años; sin embargo, algunas de ellas se superan, pero en adultos, éstas suelen llegar para quedarse. Sin embargo, existen varias ventanas terapéuticas para desensibilizar al paciente y lograr que muchos de ellos toleren cantidades pequeñas de los alimentos desencadenantes de la alergia.

• Alergia a medicamentos y agentes biológicos. Se caracterizan por presentar reacciones adversas a medicamentos y pueden afectar al 10 % de la población mundial y 20 % de los pacientes hospitalarios. Las personas pueden hacerse sensibles o alérgicas a los medicamentos después del uso constante de los mismos. Por ello, es recomendable no prescribir antibióticos a edades tempranas, en especial si son ocasionadas por infecciones virales que no requieren el uso de estos fármacos.

Los antibióticos, antiinflamatorios y antineoplásicos son los medicamentos que con mayor frecuencia se relacionan con cuadros alérgicos. Sin embargo, cuando se necesita atender la enfermedad de base (como el cáncer), el dolor intenso o alguna infección bacteriana, se realiza un procedimiento de desensibilización, en un periodo de cuatro a ocho horas, durante el cual se administra el medicamento con el fin de que el paciente tolere mejor los fármacos.

• Asma. En la población mexicana, 7 % de los individuos padece asma y 80 % de los adultos afectados manifestaron síntomas desde los primeros cinco años de vida. Los estados del sureste de México registran el mayor número de casos, tales como Tabasco, Oaxaca, Veracruz y Yucatán.

Dermatitis atópica. También conocida como eccema atópico, puede agudizarse por el uso de jabones, detergentes, geles, infecciones en la piel, alimentos alergénicos como la leche de vaca, huevo y cacahuate. Es un conjunto de anomalías y lesiones cutáneas que aparecen en los individuos atópicos. En México la prevalencia va en aumento y pueden afectar al 5 o 7 % de la población general.

Anafilaxis. Es la manifestación más severa que puede presentar un paciente con alergia, la cual po-ne en peligro la vida del paciente. Es una reacción generalizada que compromete varios órganos al mismo tiempo y obstruye su función normal. Puede presentarse después de la ingesta de un alimento, por fármacos o por la picadura de un insecto, la variabilidad y gravedad depende de la vía por la que el alérgeno o agente disparador se administra.

Hay pacientes que pueden presentar varios tipos de alergias, por ejemplo rinitis alérgica, asma, alergia alimentaria, dermatitis atópica y en casos extremos, desarrollar anafilaxias.

El tratamiento está basado en tres pilares: la educa-ción del paciente para que evite el contacto con el alérgeno, el segundo es el tratamiento de los síntomas mediante medicamentos antialérgicos, pero que no atacan la causa, y en tercer lugar, la inmunoterapia cuyo mecanismo de acción consiste en modificar el sistema inmunológico para que el paciente deje de manifestar los síntomas frente al alérgeno.

El reto del tratamiento es lograr un mejor control de la enfermedad y en algunos casos la curación. Se ha agregado la inmunoterapia como una opción para los pacientes con enfermedades alérgicas, la cual ofrece mayor seguridad, en una sola aplicación mensual, suministrada por vía subcutánea o sublingual.

Los inmunogénicos, son capaces de hacer reaccionar al sistema inmunológico, reduciendo los síntomas de la alergia y mejorando la calidad de vida del paciente. Los datos sugieren que cuando se encuentra un asma alérgico y se realiza una desensibilización con inmunoterapia, se logra un tratamiento efectivo y el paciente responde positivamente, prácticamente deja de presentarlo, por lo que se puede hablar que ese paciente clínicamente se ha curado, aunque siga teniendo positividad en los biomarcadores.

Es necesario determinar bien qué paciente es candidato para el uso de los biológicos, porque solamente el 5 % de los enfermos con alergias son susceptibles de emplearlos: Pruebas diagnósticas; Prueba cutánea en prick o skin prick test; Con alimento fresco o prick by prick, y por último medicamentos intradermorreacción.

Referencias bibliográficas

  1. Libro blanco sobre Alergia de la World Allergy Organization (WAO) Ruby Pawankar, Giorgio Walter Canonica, Stephen T. Holgate Richard F. Lockey
  2. World Allergy Organization (WAO), White Book on Allergy: Update 2013; pág. 28-29. Disponible en http://www.worldallergy.org/UserFiles/file/WAO-White-Book-on-Allergy_web.pdf http://www.imss.gob.mx/prensa/archivo/20170/244
  3. http://www.imss.gob.mx/prensa/archivo/20170/244

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here