Carcinoma de Uraco

0
47

Debido a su baja frecuencia, actualmente no es una patología contemplada en las guías clínicas norteamericanas o europeas, por lo que el diagnóstico y tratamiento son poco claros. La primera descripción de la enfermedad fue realizada por R.C. Begg en 1931.

Constituye menos de 1 % de las neoplasias malignasvesicales. Tiene una mayor incidencia entre los 40 a 70 años, afectando de preferencia a pacientes del sexo masculino.

En cuanto a su origen, el uraco tiene una estructura de 5 a 10 cm de longitud proveniente de la alantoides, que pasa desde la cúpula vesical hasta el ombligo y se convierte en un cordón fibroso obliterado en el adulto. Se conforma de tres capas: una externa constituida por músculo liso, una intermedia constituida por tejido conectivo submucoso y una interna de tipo luminal. De las anteriores, las células epiteliales que forman cada capa dan lugar al carcinoma de uraco.

La mayoría de los tumores de uraco son adenocarcinomas. El diagnóstico definitivo se obtiene mediante análisis histopatológico; la tomografía y la ecografía son útiles y complementarias.

El cuadro clínico se caracteriza por hematuria, dolor abdominal, disuria, mucosuria y una masa pélvica palpable en la mayoría de los pacientes. El sistema de estadificación propuesto por Sheldon es el más aceptado y utilizado. La mayoría de los casos se diagnostican en estadios tardíos, ya que las manifestaciones no aparecen hasta entonces.

El tratamiento de elección es la cistectomía parcial con resección en bloque del ombligo y uraco.

La radioterapia se puede usar en casos de enfermedad localmente avanzada con resultados en el 30 %, mientras que la quimioterapia basada en cisplatino y 5-fluorouracilo puede utilizarse de forma neo y/o adyuvante como tratamiento de la enfermedad diseminada.

La supervivencia en enfermedad metastásica es de alrededor de un año.

Referencias bibliográficas

  1. R.C.Begg. The urachus: Its anatomy, histology and developmente. J Anat, 64 (1930), pp. 170-183.
  2. Sheldon C, Clayman R, González, et al: Malignant urachal. J. Urol. 1984;131:1-8.
  3. 3. Moran R, Older R, De Angelis G, et al: Urachal adenocarcinoma. Genitourinary case of the day. AJR. 1996;167:251.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here