Clonixinato de lisina + ciclobenzaprina

0
25

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

La combinación de ciclobenzaprina con clonixinato de lisina constituyen en la actualidad lo último en el tratamiento médico para la disfuncion temporomandibular. La finalidad de este artículo es mencionar los aspectos más relevantes de estos medicamentos. En la presentación se unen 125 mg de clonixinato de lisina con 5 mg de ciclobenzaprina. En todos los artículos y referencias se menciona que sirve para tratar el dolor de origen musculoesquelético, especialmente el que se acompaña de contractura muscular. En México sí se puede encontrar este medicamento, tiene su nombre específico pero por razones de publicidad no se mencionará, hablaremos solamente de la sal en particular.

Clonixinato de lisina

Es un medicamento utilizado para el tratamiento de diversos cuadros de dolor, ya sea somático o visceral. Tiene una acción tanto analgésica como antiinflamatoria y se le considera como un antiinflamatorio de tipo no esteroideo. Su acción se desarrolla por inhibición de la síntesis de prostaglandinas, principalmente sobre la ciclooxigenasa 2 ó COX-2. Se absorbe muy rápidamente encontrándose una concentración plasmática entre los 40 y 60 minutos después de la administración. Su biodisponibilidad es de cerca del
56%. Sus contraindicaciones más importantes son: hipersensibilidad a esta sal, úlcera péptica activa o hemorragia gastroduodenal, niños menores de 12 años, antecedentes de broncoespasmo, pólipos nasales, angioedema o urticaria ocasionados por la administración de ácido acetilsalicílico u otros antiinflamatorios no esteroideos. Debe suspenderse su administración si se presentan reacciones alérgicas en piel o mucosas. Todo esto es cuando se administra sola.

Ciclobenzaprina

Cuando se utiliza sola se usa para el tratamiento de la fibromialgia. Igualmente en el tratamiento del espasmo muscular agudo y/o secundario a trauma localizado o asociado a radiculopatía cervical o lumbosacra, osteoartritis degenerativa y otras afecciones del aparato locomotor que se acompañen de contractura muscular. Sus contraindicaciones más importantes son: pacientes con hipertiroidismo, falla cardíaca congestiva, arritmias, desórdenes de conducción o bloqueo de la conducción cardíaca y en pacientes que reciben inhibidores de la monoaminooxidasa (en ellos deberán suspenderse estos medicamentos por lo menos 14 días antes). Obviamente también está contraindicado su uso en pacientes con alergia a la ciclobenzaprina. Debe emplearse con precaución en individuos con alteración moderada de la función hepática, ya que un aumento de las concentraciones plasmáticas incrementa el riesgo de sedación, por lo que conviene utilizar dosis muy bajas de este medicamento. Tiene efectos anticolinérgicos por lo que debe utilizarse con precaución en pacientes con retención urinaria, glaucoma de ángulo cerrado o con incremento de la presión intraocular. Así como quienes reciban tratamiento con anticolinérgicos.

Clonixinato de lisina + ciclobenzaprina

Se utiliza básicamente para el tratamiento de la contractura muscular. Es considerado como un antiinflamatorio no esteroideo, con acción analgésica predominante. La ciclobenzaprina le confiere acción relajante al músculo esquelético (estriado) sin interferir con la función muscular. La ciclobenzaprina relaja la contractura y disminuye el tono del músculo esquelético por acción sobre los sistemas gamma y alfa a nivel del sistema nervioso central. Este medicamento es bien absorbido, circula estrechamente unido a las proteínas plasmáticas, metabolizándose primero en el hígado y su excreción tiene predominio renal. Su eliminación es lenta y variable, teniendo una vida media que oscila entre 1 y 3 días. Se recomiendan dosis de 1 comprimido tres veces al día o bien cada 12 horas de acuerdo a la sintomatología.

Por otra parte debemos mencionar que dentro de las enfermedades de las articulaciones temporomandibulares, quizás, la más común sea la disfunción temporomandibular misma que se caracteriza entre otras cosas por contracturas de los músculos de la masticación
y en ocasiones por la musculatura del cuello y hombro. En muchos casos se acompaña de bruxismo y si no es atendida a tiempo el dolor e inflamación musculares serán severas y difíci-les de controlar: así como severo desgaste de las superficies oclusales e incisales de los dientes. Este padecimiento tiene que ver con el estrés y una buena parte de su tratamiento consiste en la administración de relajantes musculares con ayuda posterior de un guarda oclusal. La combinación de clonixinato de lisina con ciclobenzaprina resulta excelente para disminuir la contractura muscular.

• La disfunción de la ATM es de naturaleza multifactorial, habiéndose postulado diferentes factores: predisponentes, como el estrés, ansiedad, artritis degenerativa, hábitos parafuncionales.

Sobre ellos actuarían algunos factores: iniciadores y perpetuadores, que producirían el
desplazamiento discal y la incoordinación témporo-menisco-condilar, como son: sobrecarga funcional, traumatismos agudos, laxitud articular, aumento de la fricción articular, osteoartrosis.

• La osteoartrosis puede ser primaria, postraumática o ser el estadio final de la disfunción temporomandibular.

• Respecto a la luxación temporomandibular, la etiología es multifactorial, con múltiples agentes predisponentes sobre los que actúa algún factor precipitante, como traumatismos, apertura oral forzada, manipulaciones bajo anestesia general, etcétera.

• Respecto a la disfunción de la ATM, al no conocerse claramente las causas, la prevención primaria no es factible actualmente. Una vez hecho el diagnóstico, sí se puede frenar la pro-gresión, por lo que la prevención secundaria y terciaria sí parece desarrollable a corto plazo.

• La sintomatología de la disfunción temporomandibular, igualmente es variable: dolor pe-
riarticular bien localizado, que responde a la palpación manual y manipulación funcional. Un disco adelantado suele limitar la traslación del cóndilo, produciendo una asimetría en la apertura, que se corrige si se captura el menisco (desplazamiento con reducción). Si también ocurre en el cierre (clicrecíproco), suele indicar una posición fija del menisco, adelantado. En desplazamientos de larga evolución, suele desaparecer el clic de apertura, limitándose la misma (desplazamiento sin reducción). En un año, más de dos tercios de los pacientes suelen recuperar su apertura oral (desplazamiento sin reducción crónico), así como disminuir el cuadro doloroso. Es una patología que a medida que evoluciona adquiere un “silencio” sintomático, pudiendo en fases finales reaparecer la clínica en forma de cuadro osteoartrítico/osteoartrosis. No hay evidencia de que la disfunción sea siempre progresiva.

Debe diferenciarse, sobre todo, de trastornos musculares, como el dolor miofascial y la fibromialgia.

Se calcula que entre un 40-75 % de la población presenta o ha presentado algún signo de disfunción de la ATM. Encuestas realizadas dan una presencia de ruidos en la ATM en un 50 % de la población. No obstante, la mayoría no consultan o buscan atención médica porque los signos o síntomas no afectan su calidad de vida diaria.

Referencia bibliográfica

  1. https://arribasalud.com/dorixina-relax/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here