Efectos del estrés en el metabolismo

0
21

La evidencia apoya la participación del eje tiroideo en comportamientos relacionados con la alimentación o el sedentarismo que predisponen a la obesidad y trastornos metabólicos.

En el Instituto de Biotecnología de la UNAM, Patricia Ileana Joseph Bravo y colaboradores estudian los efectos del estrés en el metabolismo, mediante el control de los niveles circulantes de hormonas tiroideas y glucocorticoides.

A través de estudios experimentales, el grupo de investigación de la doctora Joseph Bravo pretende conocer los efectos del estrés en distintas etapas del desarrollo sobre la actividad del eje hipotálamo-pituitaria-tiroides (HPT). La investigadora Bravo, doctora en ciencias bioquímicas, explicó que los niveles de hormonas tiroideas dependen de la actividad de las neuronas del hipotálamo que secretan la hormona liberadora de tirotropina (TRH, por sus siglas en inglés), las cuales se estimulan por situaciones de demanda energética.

La TRH llega a la pituitaria causando la liberación de tirotropina en sangre donde viaja a la tiroides, regulando la síntesis y liberación de las hormonas tiroideas. Las hormonas tiroideas causan, por ejemplo, un aumento en la degradación del tejido adiposo y los lípidos proveen los sustratos necesarios para los tejidos que requieren energía.

Por su parte, los glucocorticoides están modulados por otro eje, el hipotálamo-pituitaria-adrenal, que se activa ante cualquier tipo de estrés. La corticosterona es el glucocorticoide predominante en ratones y ratas (su similar en humanos es el cortisol).

El grupo de la doctora Bravo, ha trabajado durante muchos años en comprender la regulación de las neuronas hipotalámicas. Demostraron que la síntesis de TRH se estimula rápidamente en animales expuestos al frío o en los que aumentan su actividad física; evidenciaron que el estrés en el adulto inhibe la respuesta eficiente del eje tiroideo ante la exposición al frío, lo que repercute en un metabolismo deficiente.

El objetivo de su investigación actual es estudiar si la historia del individuo puede determinar la respuesta del eje tiroideo, como puede ser haber padecido estrés durante las etapas neonatal y adolescencia. Se ha reportado que el estrés en esas etapas influye en la manera en que los adultos responden a un estresor.

Para medir los efectos del estrés en el periodo neonatal, utilizan el método de “separación materna” en ratas de laboratorio, este consiste en aislar, tres horas al día, a las crías de su madre durante las tres primeras semanas de vida, tiempo que dura la lactancia en estos animales. Esta separación causa cambios permanentes ya que durante el periodo neonatal las ratas acicalan a sus crías que reciben el estímulo a través de los receptores de la piel, liberan serotonina en el hipocampo que promueve la síntesis del receptor de glucocorticoides.

“Al disminuir este evento, el ADN del gen del receptor de glucocorticoides se modifica por cambios epigenéticos que perduran por toda su vida. La expresión deficiente del receptor ocasiona que el aumento en glucocorticoides causado por el estrés se mantenga por un largo tiempo. Altos niveles de glucocorticoides causan daños metabólicos y en comportamiento por ejemplo, ocasionando conductas similares a la ansiedad”, dice la científica.

De acuerdo con la doctora, también se han observado diferencias entre hembras y machos en las respuestas de los ejes tiroideo y adrenal en estos paradigmas.

”Hemos detectado que los machos son más susceptibles si son estresados durante la etapa de lactancia, pues las hembras adultas parecen ser más resistentes ante los efectos del estrés. En cambio, si las hembras son estresadas en la adolescencia, esto se revierte”, comparte.

La doctora Joseph Bravo menciona que existen muchos otros grupos de investigación que estudian la susceptibilidad de estos periodos al estrés, y cómo afecta funciones importantes como el aprendizaje, la conducta, el metabolismo. Sin embargo, ella trabaja bajo la hipótesis de que un individuo cuyo eje tiroideo no responde en forma eficaz y oportuna ante un reto metabólico, no podrá efectuar las reacciones de degradación de lípidos (grasa) y aumento de glucosa necesarios para obtener la energía indispensable, lo cual llevaría al animal a un estado energético negativo que ocasionaría aumento del hambre o bien, que el individuo realice menos ejercicio, y esto último conllevaría eventualmente a la ganancia de peso.

Referencias bibliográficas

  1. Agencia Informativa Conacyt, http://www.conacytprensa.mx
  2. Leng G, MacGregor DJ. Models in neuroendocrinology. Math Biosci. 2018 Aug 1. pii: S0025-5564(18)30257-8.
  3. Jawaid A, Roszkowski M, Mansuy IM. Transgenerational Epigenetics of Traumatic Stress. Prog Mol Biol Transl Sci. 2018;158:273-298.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here