Historia del uso de implantes en ortodoncia

0
34

El primer artículo sobre el anclaje ortodóncico mediante sistemas de implantes fue presentado por Gainsforth y Higley en 1945, que colocaron alambres y tornillos de vitalio en la rama ascendente de la mandíbula de un perro y aplicaron elásticos que se extendían desde el tornillo al gancho del arco maxilar con el fin de distalar un canino inferior. Los tornillos fracasaron en un periodo de 16 a 31 días.

Posteriormente, Linkow en 1969 utilizó implantes mandibulares en un paciente como anclaje de elásticos de Clase II, para retraer los incisivos maxilares.

El primer reporte clínico del uso de los aparatos de anclaje absoluto temporal apareció en 1983. En este reporte Creekmore y Eklund usaron tornillos óseos de vitalio para tratar a un paciente con una sobre mordida profunda, insertando un tornillo en la espina nasal anterior para intruir los incisivos superiores mediante el uso de elásticos que se colocaron 10 días después de la inserción del tornillo. Lograron una exitosa intrusión de 6 mm de los incisivos centrales superiores, sin movilidad, ni fracaso del tornillo durante la aplicación de la fuerza.

El uso de miniimplantes o microimplantes de titanio en el área de la ortodoncia ha revolucionado considerablemente el tipo de tratamientos que esta especialidad realiza. Ya no sólo se depende del uso de brackets sino que además pueden atornillarse dentro de la superficie ósea los mencionados minitornillos de ortodoncia y hacer tracción para lo que se necesite: distalización, mesialización, cierre de pequeñas hendiduras, bajar caninos, etcétera. Es de hecho una forma de realizar ortopedia dental o dentofacial y siempre deberán realizarla los ortodoncistas, que tengan experiencia en este procedimiento y cuenten con el instrumental necesario. En las escuelas de odontología y diversos cursos de postgrado en ortodoncia se revisan las indicaciones, contraindicaciones, colocación, tipo de instrumental y sobre todo características tanto de los dientes como del hueso de los pacientes.

Un año después Roberts y colaboradores atornillan implantes de titanio con superficie grabada en el fémur de conejos de edades comprendidas entre los tres a los seis meses.Tras seis semanas (equivalentes a 4 ó 5 meses en el humano) se cargan con una fuerza de 100 g mediante un resorte. Los implantes de titanio desarrollaron contacto óseo, y los implantes de carga continua se mantuvieron estables. Los resultados indicaron que los implantes de titanio proporcionan firme anclaje óseo para ortodoncia y ortopedia dentofacial.

Block y Hoffman en 1995 introdujeron el onplant en tratamientos ortodóncicos en animales. Se trata de un disco de titanio de 2 mm de alto y 10 mm de diámetro texturado, cubierto por hidroxiapatita de un lado y con una rosca interna del otro, el cual permite adaptarse a diferentes supraestructuras. Es necesario realizar un colgajo mucoperióstico en la zona palatina para su colo-cación, luego se introduce y se sutura. Después de 3 meses se descubre y se toma una impresión con el sistema de transferencia y se preparan diferentes supraestructuras. Fue colocado en el paladar en perros y en monos para proveerles de anclaje ortodóncico.

Kanomi en 1997 demostró que miniimplantes de titanio de 1,2 mm de diámetro proveyeron suficiente anclaje para intruir los dientes anteroinferiores. Después de cuatro meses, los incisivos mandibulares fueron intruidos 6 mm. Mencionó la posibilidad de utilizarlos para tracción horizontal, mesialización molar, intrusión, distalización, etcétera.

Sugawara, y colaboradores en 1999 usaron miniplacas quirúrgicas para anclaje ortodóncico, con formas de “L”, “I” y de “Y” en el vestíbulo bucal. Trataron pacientes con mordidas abiertas para intrusión y distalización de molares superiores e inferiores. Tras 6 meses de tratamiento se obtuvo una intrusión adecuada.Después de un año Costa y colaboradores. utilizaron dos microtornillos de titanio de 2 mm de diámetro como anclaje ortodón-cico y los insertaron manualmente con destornilladores, sin incisión previa y fueron cargados inmediatamente. Sugirieron colocar los microtornillos en la zona inferior de la espina nasal anterior, en la sutura del paladar medio, en la cresta infracigomática, en el área retromolar, en el área de la sínfisis mandibular y en las regiones de premolares y molares.

La introducción y posterior difusión de los implantes dentales osteointegrados, que supuso una auténtica revolución en el campo de la odontología, contribuyó a modificar la planificación del tratamiento ortodóntico, el manejo del anclaje y la biomecánica en muchos pacientes adultos. Los implantes pronto mostraron ser una excelente fuente de anclaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here