Meridianos informativos

0
19

MODIFICACIONES NEURONALES EN ALCOHOLISMO SEVERO

En un artículo publicado en la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research, investigadores se han centrado en el análisis de los efectos del alcoholismo en diferentes complejos de interacción entre receptores de la membrana neuronal, especialmente los receptores de dopamina.

El estudio supone un avance significativo en estos procesos neurológicos. “Aunque ya se conocía qué cambios en los niveles de expresión de los receptores de dopamina estaban asociados con el abuso de alcohol, este trabajo ha logrado detallar a nivel molecular las modificaciones concretas que se desarrollan”, indica Manuel Alejandro Narváez, uno de los autores del artículo.

Los receptores de dopamina se activan ante determinadas sustancias y provocan una desinhibición característica, resultando en un mayor bienestar o sensación de placer. Sin embargo, cuando el organismo se acostumbra a esta sustancia, los niveles del neurotransmisor (dopamina) se reducen haciendo necesaria más cantidad para conseguir la misma recompensa. Estos cambios se traducen en una compleja reorganización molecular en los niveles de interacción de los diferentes receptores, ubicados en la membrana neuronal.

“Algunas sustancias, como el alcohol, la comida o las drogas, pueden modificar su producción tanto a corto como a largo plazo. Si disminuye o aumenta la liberación de dopamina, los receptores neuronales que son activados por esta sufren una profunda reorganización, alterando las funciones neuronales”, afirma Dasiel Borroto-Escuela, del Institute Karolinska.

Por su parte, la investigación ha incluido el estudio de la respuesta de otros receptores neuronales que interactúan directamente con los de dopamina, especialmente con el receptor denominado de tipo D2, formando los llamados complejos de heteroreceptores dopaminérgicos. Concretamente, se han centrado en los receptores de adenosina A2A, y el receptorsigma.

La conclusión es que solo los complejos A2A-D2 se incrementan tras la exposición prolongada al consumo voluntario del alcohol y aceleran la pérdida de la función de los receptores de dopamina. Por tanto, contribuyen a una mayor dependencia. Esto sugiere que el uso de drogas capaces de bloquear los receptores de adenosina puede convertirse en una excelente diana terapéutica en el tratamiento del alcoholismo y la adicción.

MAYOR FIABILIDAD AL PRONOSTICAR RECAÍDAS EN LEUCEMIA MIELOIDE AGUDA

Investigadores de la Unidad de Investigación Clínica de Tumores Hematológicos H12O-CNIO del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), presentan una nueva metodología que identifica perfectamente células tumorales de leucemia mieloide aguda (LMA) indetectables por otros métodos, y permite así pronosticar con alta fiabilidad el riesgo de recaída. El trabajo se publicó en Haematologica. El nuevo método se basa en técnicas de secuenciación masiva de ADN. Pero para que la secuenciación masiva proporcione información muy precisa, los investigadores deben primero determinar con el máximo rigor la manera en que se aplica latécnica.

La optimización de dicho proceso pasa por un correcto diseño de los primers, el ajuste de las condiciones de la PCR y la generación de librerías del número de lecturas que amplifica el secuenciador. Ya existen actualmente métodos para detectar la denominada enfermedad mínima residual (EMR), es decir, el remanente de células tumorales que pueden persistir en el organismo tras el tratamiento. Pero, o bien no son lo bastante sensibles, ya que muchos pacientes en los que no se detecta enfermedad residual vuelven a recaer, o no son tan específicas en cuanto a la detección de la célula tumoral en concreto. La nueva metodología es necesaria porque hay hasta un 60 % de pacientes de LMA que, tras un primer tratamiento en apariencia exitoso, sufren recaída de la enfermedad.

Para Rosa María Ayala Díaz, directora del proyecto, “en estos pacientes es crítico hacer un seguimiento estrecho de la evolución de la enfermedad, para detectarla en niveles mínimos y poder tratarla más exitosamente”. “Este método predice mejor que la citometría de flujo y los métodos moleculares clásicos aquellos casos con alto riesgo de recaída de la enfermedad. Y en este trabajo se ha conseguido una sensibilidad de cuantificación de hasta 1 célula tumoral entre 100,000 células sanas, aspecto completamente novedoso en el uso de las técnicas de secuenciación masiva”.Además, la nueva metodología es aplicable también a marcadores moleculares de otros tipos de cáncer, por lo que es un hito metodológico con una gran potencialidad.

ENFERMEDAD RARA, IMPRESCINDIBLE CONTAR CON UN REGISTRO OFICIAL

Se conoce como enfermedad rara (ER) a la que afecta a un pequeño porcentaje de la población, aquella que no cuenta con tratamientos adecuados o cuando la severidad de ésta es extrema. En Estados Unidos se consideran que las ER inciden en menos de 200 mil personas, mientras que en la Unión Europea y en México se definen como aquellos padecimientos que afectan a menos de 5 por cada 10 mil habitantes. La gran mayoría tienen un origen genético, así lo indicó el doctor Luis Carbajal Rodríguez, jefe de la clínica de Enfermedades por Depósito del Instituto Nacional de Pediatría, en el Primer Seminario de Enfermedades Raras.

El especialista Carbajal informó que 80 % de los casos está relacionada con alguna alteración genética, y que 20 % restante son producto de infecciones bacterianas o virales, alergias o tienen causas degenerativas por exposición a productos químicos, radiación o factores medioambientales. Sin embargo hay que tomar en cuenta que esto puede variar con el tiempo y también con el área geográfica de donde se obtengan los datos.

Cabe destacar que las ER tienen altas tasas de mortalidad, con evolución crónica muy severa, y múltiples deficiencias motoras, sensoriales y cognitivas.

Aproximadamente 50 % se presenta en la edad pediátrica, pero la mayor prevalencia es en adultos debido a la excesiva mortalidad de algunas enfermedades infantiles: 30 % de los niños con este tipo de enfermedades fallece antes de los 5 años, y en 35 % de los casos son responsables de las muertes antes del año de edad.

El especialista insistió que un grave problema para llegar al diagnóstico es el tiempo, ya que puede variar entre 5 a 10 años y requerir revisiones de más de 10 médicos.

Las ER no sólo afectan a los pacientes, también a las familias, ya que tienen un curso clínico crónico debilitante con una esperanza de vida reducida. En cuanto al impacto económico se estima que las familias de estos enfermos destinan más de 50 % de sus ingresos para su cuidado.

Hasta la fecha se tiene el registro de entre 6 y 7 milER; se cree que afectan aproximadamente a una de cada 10 personas, aunque las más frecuentes de estas son 231 y solo 70 cuentan con un tratamiento farmacológico.

Por otra parte, se estima que cada semana se describen cinco ER nuevas en la literatura médica, aunque no se encuentra estandarizado un criterio científico para su verdadera clasificación, por lo cual es necesario contar con un registro oficial para incentivar el estudio de estos padecimientos.

IDENTIFICAN PACIENTES EN COMA QUE REACCIONAN A LAS PALABRAS

Los pacientes con lesión cerebral pueden experimentar una gran variedad de secuelas. Muchos de ellos sufren trastornos de conciencia (coma o la muerte encefálica), que les impiden interactuar con el entorno. El problema surge cuando a todos ellos, incapaces de hablar o de moverse, se les engloba en un mismo grupo.

“Hay individuos que a pesar de no mostrar ningún signo aparente de consciencia, sí pueden llevar a cabo tareas como procesar información que evoca y usa los sentidos. Estas personas sufren disociación motriz cognitiva y hay que diferenciarlas”, declara Nicholas Schiff, experto en neurociencia de la unidad de investigación Weill Cornell Medicine, en Nueva York.

Schiff forma parte del equipo de investigadores de varios centros estadounidenses que ha desarrollado un nuevo método para evaluar a las personas en estado profundo de inconsciencia y distinguir a los pacientes que, aunque no pueden hablar, mantienen su capacidad cognitiva a pleno rendimiento. La técnica, basada en el uso de la electroencefalografía, se publica en la Current Biology.

Los investigadores creen que hay que revisar la forma en la que se trata a los pacientes con lesión cerebral grave. “Este hallazgo destaca la urgencia de examinar e identificar a los pacientes que pueden estar atrapados en sus cabezas, y son tratados como inconscientes”, señala Schiff.

La electroencefalografía es una técnica de exploración del sistema nervioso central mediante la cual se obtiene el registro de la actividad eléctrica cerebral en tiempo real. A través de este método, los expertos analizaron cómo la actividad cerebral aumenta y disminuye con la variación de la presión sonora producida por el habla. Además, calcularon cuánto tarda el cerebro de las personas sanas en responder con actividad eléctrica al estímulo sonoro: alrededor de una décima de segundo.

Según los resultados, el cerebro de los pacientes con daños cerebrales que mantienen sus funciones cognitivas también tarda una décima de segundo en responder a estos estímulos sonoros. Esto sugiere que los mecanismos que procesan el habla funcionan con normalidad.

“Al segregar a los pacientes que mantienen la capacidad cognitiva en una categoría separada, podemos ser capaces de afinar los resultados de otras investigaciones en otros contextos”, señala Schiff. El equipo de expertos planea trabajar en el desarrollo de nuevos métodos para ayudar a los pacientes con altos niveles de función cognitiva a mejorar su capacidad de interactuar con el mundo exterior.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here