Microimplantes en ortodoncia: características, indicaciones y ventajas

0
62

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

Numerosas tentativas se han hecho en el pasado para desarrollar fuentes confiables de anclaje ortodóntico. Recientemente, los sistemas de anclaje esqueléticos tales como
implantes dentales de restauración, implantes minitornillos o microtornillos y mini placas han sido utilizados con eficacia para obtener el anclaje. Sin embargo, debido a su tamaño voluminoso, el período de espera para la osteointegración, y su alto costo, los implantes dentales no han sido usados extensamente. El procedimiento quirúrgico extenso y el alto costo privan el uso del anclaje tipo placa, a pesar del alto índice de éxito. En la última
década, los implantes tipo minitornillo o microtornillo han ganado una aceptación más amplia porque son fáciles y convenientes para el uso. La aplicación del anclaje esquelético ha conducido a un cambio del paradigma en el tratamiento ortodóntico del movimiento de un solo diente al movimiento de un grupo de dientes.

Aunque no es un concepto terapéutico nuevo, el uso de microimplantes para obtener el anclaje absoluto se ha vuelto muy popular en los enfoques de ortodoncia clínicos, ya que el tiempo ha demostrado que constituye uno de los avances más importantes en el campo de la ortodoncia.

El modo de anclaje facilitado por estos sistemas tiene una característica única debido a su uso temporal, lo que resulta en un anclaje transitorio pero absoluto sin obtener movimientos recíprocos indeseados. Sus indicaciones son muy amplias y variadas y brindan al ortodoncista la posibilidad de realizar movimientos complejos que antes solo podrían tratarse con cirugía ortognática, reduciendo considerablemente los tiempos de tratamiento y minimizando la necesidad de cooperación por parte del paciente, especialmente si comparamos el anclaje esquelético con aparatos de anclaje extraoral o con los elásticos intermaxilares. La colocación del microtornillo es simple y no requiere grandes habilidades quirúrgicas, a diferencia de la utilización de mini placas que requieren actos quirúrgicos que exceden la capacidad del ortodoncista y generalmente deben ser realizados por un cirujano o por un profesional de amplia experiencia quirúrgica. Tampoco precisan de materiales o equipamiento que el ortodoncista no disponga en la clínica. Todas estas características hacen que la aparición de los microimplantes sea uno de los acontecimientos más importantes de la historia moderna de la ortodoncia, proporcionando al ortodoncista de un método de anclaje absoluto, sencillo y con una relación costo-beneficio satisfactoria. Estos microimplantes serán removidos tras finalizar el tratamiento ortodóntico. Ya desde el año 2004 se convino en utilizar mejor la palabra mini implante pero igual sigue utilizándose la palabra microimplante. La permanencia inicial del implante en el hueso se debe a la estabilidad primaria mecánica producida por el contacto y la fricción entre su superficie y el hueso, mientras que la estabilidad secundaria se caracteriza por una unión biológica entre ambos establecida por las características de la superficie del implante en un período largo de tiempo.

Los microimplantes tienen una superficie roscada y como serán removidos al finalizar el tratamiento son completamente pulidos.

Anatomía quirúrgica

Debemos tener en cuenta ciertos condicionantes anatómicos, de partes blandas y de partes óseas. En las partes blandas los tornillos se insertarán preferentemente en la unión de la encía libre con la encía adherida, o en la encía adherida de la zona de las tuberosidades, región retromolar o paladar para conseguir una mejor tolerancia de las partes blandas. Deberán evitarse las zonas con mayor cantidad de encía libre y zonas con gran movilidad de estructuras, como la vertiente lingual de la mandíbula. Así evitaremos lesiones por decúbito e irritaciones importantes de la encía móvil.

Técnica de inserción

Con ayuda de una radiografía intraoral se localizan las zonas de riesgo como vasos, nervios y raíces dentarias. Los tornillos autoperforantes no requieren preparación del trabeculado óseo. Si el hueso es demasiado denso puede ser necesaria una perforación de la cortical bajo anestesia local con una fresa de 0.09 mm con un tope para limitar la profundidad de inserción (ideal 2-3 mm) y con la inclinación deseada. Usualmente no se necesita medicación y la mucosa sana en unos días generando nuevo hueso. Si durante la inserción se encuentra una raíz el clínico deberá detenerse y redireccionar.

Consideraciones

En la colocación de un microimplante deben tomarse en cuenta aspectos como el historial de enfermedades óseas, anatomía, volumen y dimensiones del hueso alveolar para que éste sea satisfactorio, los espacios de maniobra que disponga el clínico y la dirección y posición del microimplante. Nunca deberá inyectarse más de ¼ del cartucho del anestésico para que no se deforme el tejido.

Zonas de colocación

Los microimplantes sirven como anclaje esqueletal y pueden colocarse tanto en el maxilar como en la mandíbula. En el maxilar: sutura palatina, cresta infracigomática, superficie inferior de la espina nasal anterior y hueso alveolar interdental por palatino y vestibular. En la mandíbula: zona retromolar, sínfisis y hueso alveolar interdental e interradicular.

Ventajas de los microimplantes

No requiere tiempo de osteointegración, menor costo, no necesita que el crecimiento esté terminado, acto quirúrgico decolocación y retiro más sencillo.

Desventajas de los microimplantes

Riesgo potencial de infección, perforación del seno maxilar (con microimplantes ubicados a nivel de la cresta infracigomática), contacto del microimplante con raíces dentarias o nervios.

Contraindicaciones

Están contraindicados en pacientes con alteraciones psicológicas, con patologías médicas debilitantes (neoplasias o diabetes), mala higiene oral (hay mayor riesgo de infección e inflamación), falta de retención mecánica por corticales delgadas, enfermedad periodontal no controlada.

Aplicaciones clínicas

A manera de resumen se pueden mencionar algunas indicaciones: retracción de los 6 dientes anteriores, intrusión del sector anterior y posterior, distalización en grupo simétrica o asimétrica, recuperación de espacios de dientes ausentes, enderezamiento de molares, para fijación intermaxilar, anclaje para elásticos y para extruir dientes impactados. Para la intrusión de piezas posteriores como los molares, se han aplicado fuerzas de 200 a 300 g, obteniéndose intrusiones de 0.5 a 1 mm por mes sin causar problemas de vitalidad y reabsorción radicular. Dentro de los factores asociados con la estabilidad de los microtornillos de titanio se puede encontrar la presencia de inflamación del tejido periimplan-tario. La carga, los días y el número de días de espera para la aplicación de fuerzas no influyen en la estabilidad. El diámetro de 1 mm o menos y pacientes con planos mandibulares altos (cargas largas) que comúnmente tienen corticales óseas delgadas son factores que producirán el fracaso del microimplante.

Los microimplantes actuales tienen un gancho, un botón o un Bracket en la cabeza para conectar con los materiales elásticos, que minimiza la inflamación. La forma ahusada del tronco sobre la cabeza empuja el material elástico lejos del tejido blando y previene la vulneración del tejido blando, especialmente alrededor de la eminencia canina. Para ejemplificar la colocación de implantes, también se desarrollaron los microimplantes autoperforantes.

Limitaciones de los microimplantes

• Enfermedades sistémicas: diabetes, osteoporosis, osteomielitis, fiebre reumática, discrasias sanguíneas, alteraciones metabólicas.

• Presencia de infecciones orales activas.

• Enfermedad periodontal no controlada.

• Alteraciones psicológicas.

• Presencia de formaciones patológicas en la zona como tumores o quistes.

• Pacientes bajo tratamiento de radioterapia en los maxilares.

• Espacio insuficiente para la colocación de un microimplante.

• Falta de retención mecánica por cortical delgada.

• Calidad deficiente de hueso.

• Lesiones en tejidos blandos como liquen plano, leucoplasia, etcétera.

• Pacientes que no acepten microimplantes.

• Limitaciones relativas: mala higiene oral, hábitos, respiradores bucales, abuso de tabaco, alcohol y drogas.

Referencias bibliográficas

  1. axon.es/pdf/80749_3.pdf
  2. uniovi.es/dspace/bitstream/10651/30856/6/Cuesta.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here