Novedades odontológicas

0
14

¿POR QUÉ EL TABACO GENERA GINGIVITIS,
PERIODONTITIS Y PRODUCE CÁNCER ORAL?

Efectos del tabaco en las encías. a) Los fumadores están expuestos a padecer enfermedades de las encías hasta cinco veces más que los no fumadores; b) tienen una mayor cantidad de bacterias patógenas en la boca, en cambio, la respuesta inmunológica hace que el daño causado por las bacterias sea mayor que en los no fumadores los cuales además están más expuestos a las caries; c) la encía de los fumadores recibe un menor aporte sanguíneo que contribuye a reducir su capacidad de cicatrización, sangran menos que las encías de quienes no fuman cuando presentan enfermedad periodontal lo cual no es bueno ya que enmascara el problema porque muchos piensan que al no haber sangrado no hay enfermedad y como consecuencia retrasan la visita al especialista.

Cuando se detecta la enfermedad periodontal, gingivitis o periodontitis, resulta que el tabaquismo hace que la respuesta a los tratamientos para estas enfermedades sea mucho peor.

¿Qué ocurre cuando se ha perdido algún diente por el tabaco? Pues aunque el tabaquismo no es una contraindicación para la colocación de implantes dentales, el riesgo de que estos no se integren adecuadamente en el hueso es mucho mayor en los fumadores. Por supuesto la incidencia de periimplantitis es también mayor en los fumadores.

Tabaquismo y cáncer. La mayoría de las personas con cáncer oral y orofaríngeo consumen tabaco. El riesgo aumenta cuando se incrementan las cantidades de tabaco y su tiempo de consumo. No solamente es perjudicial fumarlo, sino también masticarlo. El tabaco puede causar cáncer en cualquier parte de la boca, garganta así como cáncer de laringe. http://www.clinicalosvalles.es/tabaco-enfermedad-bucal-periodontitis-gingivitis/

PERIODONTITIS ASOCIADA A CEGUERA

La periodontitis o enfermedad de las encías, comúnmente llamada piorrea, es una patología básicamente caracterizada por la inflamación y sangrado de las encías. Una enfermedad que, en caso de no ser tratada, no solo provoca la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales (lo que conlleva la pérdida irreversible de los dientes), sino que se asocia a distintas patologías muy graves y potencialmente mortales. Es el caso, entre otras, de las enfermedades cardiovasculares, de la diabetes o de distintos
tipos de cáncer. La periodontitis crónica también puede provocar una pérdida de la visión e, incluso, la ceguera. Y es que como han demostrado numerosos estudios, también se asocia a la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Y ahora, investigadores de la Universidad de Augusta (EEUU), han descubierto el porqué de esta asociación.

Como explica Pachiappan Arjunan, director de esta investigación presentada en el marco de la XLVII Reunión Anual de la Asociación Americana para la Investigación Dental (AADR) que se celebró en Fort Lauderdale (EEUU), “nuestro trabajo es el primero en demostrar la asociación entre la infección entre un patobionte oral y la patogénesis de la DMAE y que las Porphyro-monas gingivalis pueden invadir las células epiteliales del pigmento retinal humano y aumentar la expresión de genes relacionados con la DMAE”.

La DMAE es una de las principales causas de la pérdida de visión en la población mayor de 50 años. De hecho, y junto al glaucoma y las cataratas, constituye la primera causa de ceguera en todo el mundo. Y es que si bien los afectados cuentan desde hace una década con tratamientos para frenar su progresión, aún al día de hoy no existe ningún tratamiento capaz de curarla. Concretamente la DMAE se produce por una degeneración progresiva de la parte central de la retina, la mácula, por la acumulación de depósitos de materiales extracelulares denominados “drusas” . El resultado es que los afectados pierden gradualmente su visión central (que no así la periférica) y, por tanto, su capacidad para leer, conducir, ver la televisión o reconocer las caras de las personas. Llegados a este punto, ¿cómo se explica que la periodontitis pueda estar relacionada con la DMAE? Pues la verdad es que no se sabe. De hecho, el título del nuevo estudio es bastante explicativo: “Investigando la enigmática asociación entre la inflamación periodontal y la degeneración de la retina”. Pero parece que este trabajo ha encontrado el nexo de unión entre ambas enfermedades: la bacteria P. gingivalis, microorganismo simbionte, esto es, que vive en simbiosis en la cavidad oral pero que en determinadas situaciones puede desencadenar una patología (de ahí el término patobionte). En el estudio los autores utilizaron cultivos de células epiteliales del pigmento retinal humano y los infectaron con distintas cepas de P. gingivalis. ¿Y qué pasó? Pues que de acuerdo con los resultados, la cepa 381 de la bacteria fue muy eficaz a la hora de infectar las células. Pero aún hay más. La técnica de reacción en cadena de la polimerasa cuantitativa (qPCR) reveló que la infección incrementó la expresión de los genes implicados en la supresión del sistema inmune y en la formación de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis). El siguiente paso fue recurrir a un modelo animal (ratones) a quienes se les inoculó la bacteria P. gingivalis directamente en la retina. Y en este caso, los resultados mostraron que la inyección provocó la aparición de efectos asociados a la DMAE. Entonces, ¿puede afirmarse que la P. gingivalis causa, además de la periodontitis, la DMAE?. Pues no. Los resultados solo muestran una asociación, no una relación del tipo “causa y efecto”. Sin embargo, los autores han llevado sus estudios más allá y próximamente publicarán un artículo en el que efectivamente se describe el papel causal de esta bacteria en la patogénesis de la DMAE. http://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-periodontitis-tambien-asocia-mayor-riesgo-ceguera-201803231559_noticia.html

CUIDADOS DESPUÉS DE UNA CIRUGÍA ORAL

Después de una cirugía oral se tienen que tener en consideración los cuidados postoperatorios, es decir aquellos que empiezan justo después de la intervención quirúrgica. Estos cuidados son medidas preventivas para evitar complicaciones y ayudar a que la cicatrización sea la mejor posible y la sintomatología la menor.

Las precauciones y cuidados que se tienen que tomar tras una cirugía oral son explicados por el cirujano, así como suele prescribir una pauta farmacológica a seguir.

Los cuidados que se deben seguir tras una cirugía oral son evitar escupir y también evitar enjuagarse sobretodo en las primeras 24 horas que pasan después de la cirugía. Es importante ponerse hielo de forma intermitente durante el primer día, para que de este modo se evite una gran inflamación de la zona. Es conveniente seguir una dieta blanda durante los primeros días.

La dieta blanda que se debe seguir los dos o tres primeros días tras una cirugía oral es importante para que la cicatrización y la curación de la zona intervenida sea la mejor posible. Además, también sirve para evitar la presión y mejorar así la cicatrización del hueso o la osteointegración, en caso de haber colocado implantes dentales. 

Este tipo de alimentación que se recomienda seguir tiene que ser a temperatura ambiente para evitar el sangrado, incluso es mejor que la temperatura sea más tirando a fría. Los alimentos que se pueden comer, pueden ser gazpacho, yogurt, algún tipo de alimento rico en proteína, como huevos o pescado blando o triturado en forma de puré para evitar la masticación y el incremento de tensión en la zona intervenida. También se pueden ingerir todo tipo de zumos y batidos de frutas, así como licuados de diferentes tipos de vegetales.  

Es importante durante el postoperatorio, sobre todo los primeros siete días, no realizar ningún tipo de sobreesfuerzo ni levantamiento de peso, así como evitar el ejercicio físico. Además, queda prohibido fumar, beber alcohol o tomar algún otro tipo de drogas.

Se debe seguir la pauta farmacológica que el cirujano ha prescrito, para evitar la inflamación y/o infección postoperatoria, y mejorar la curación de la zona intervenida.  https://estudidentalbarcelona.com/dieta-blanda-que-podemos-comer-tras-una-cirugia-oral/

UNA BUENA SALUD DENTAL AYUDA A REDUCIR
LAS COMPLICACIONES DE LA DIABETES

Con motivo de la celebración del Día Mundial contra la Diabetes, que se celebra cada 14 de noviembre, el Consejo General de Dentistas recuerda la importancia que tiene la salud bucodental a la hora de prevenir y controlar esta enfermedad. Se trata de una patología cuya prevalencia aumenta año tras año. De hecho, la Organización Mundial de (OMS) prevé que será la séptima causa de mortalidad en 2030.

El Dr. Óscar Castro, presidente del Consejo de Dentistas, explica que existe una relación “bidireccional” entre la salud oral y la diabetes: “Se ha confirmado que las personas con enfermedad periodontal tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2, que aquellas que tienen las encías sanas. Por otro lado, los enfermos de diabetes suelen tener enfermedad gingival severa, que afecta al control de la glucosa en la sangre”. Y es que en ambas patologías –periodontitis y diabetes– los procesos inflamatorios están aumentados, por lo que se producen alteraciones microvasculares que hacen que la presencia de una de las dos afecte y empeore el cuadro de la otra enfermedad.

Desde la Organización Colegial de Dentistas se recomienda a los pacientes con diabetes controlar la enfermedad para reducir el riesgo de padecer enfermedades bucodentales; mantener una buena salud oral para evitar las complicaciones asociadas a la diabetes; extremar la higiene cepillándose los dientes después de cada comida con un cepillo de cerdas suaves y pasta dentífrica fluorada; realizar una limpieza diaria entre los dientes usando un cepillo interdental o seda dental; y acudir al dentista, al menos dos veces al año y siempre que haya cualquier lesión o alteración en la boca.

El Dr. Castro concluye incidiendo en la importancia de las revisiones al dentista, “pues además de diagnosticar y tratar enfermedades bucodentales, puede detectar de forma precoz enfermedades sistémicas como la diabetes”. Es importante que las personas diabéticas lleven un estricto control de la enfermedad, ya que así evitarán que la periodontitis avance rápidamente y que se desarrollen otras patologías que, aunque son menos frecuentes, también pueden aparecer, como candidiasis oral, boca seca, agrandamiento de las glándulas salivales o alteraciones en la percepción del gusto. https://www.gacetadental.com/2018/11/una-buena-salud-bucodental-ayuda-a-reducir-las-complicaciones-asociadas-a-la-diabetes-75311/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here