Obturación termoplástica para el tratamiento de conductos

0
15

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

El tratamiento de endodoncia o tratamiento de conductos, es la última etapa del tratamiento en sí. De acuerdo con Méndez y colaboradores (2006), al rellenar tridimensionalmente todo el espacio intrarradicular con un material biocompatible e inerte, se consigue aislar por completo los conductos del resto del organismo, para impedir el paso de microorganismos y sus endotoxinas hacia los tejidos periapicales, previniendo así una reacción inflamatoria y el posterior fracaso del tratamiento endodóntico. De esta manera el procedimiento garantiza la permanencia de la pieza dental en la boca, y se evitan afectaciones en la función y estética. En sí, el objetivo final de este tipo de tratamiento especializado en odontología sería la obliteración total del conducto radicular y el sellado perfecto del agujero apical en el límite cemento-dentinario por un material de obturación inerte.

Una obturación radicular adecuada se define y caracteriza por el llenado tridimensional de todo el conducto radicular. Todo esto con las siguientes finalidades: prevenir la microfiltración hacia los tejidos periapicales; utilizar la mínima cantidad de cemento sellador, el cual debe ser biológicamente compatible; a nivel radiográfico el relleno debe extenderse lo más cerca posible de la unión cemento dentinal y observarse denso y por último el conducto obturado deberá reflejar una conformación que se aproxime a la morfología radicular. Desafortunadamente, el sistema de conductos radiculares puede ser muy complejo, con gran cantidad de conductos accesorios, anastomosis y deltas periapicales.

Diferentes materiales de obturación

A lo largo del tiempo, para poder conseguir la obturación de los conductos radiculares se han utilizado muchos materiales, dentro de los que destacan:

a) Pastas (óxido de zinc con resinas sintéticas, resinas epóxicas, cementos de policarboxilato, acrílico polietileno y resinas polivinílicas).

b) Materiales semisólidos (gutapercha, acrílico, conos de composición de gutapercha).

c) Materiales sólidos (conos de plata, conos de acero inoxidable, conos de vitalium o cromo-cobalto para implantes).

d) Amalgama de plata (paraobturacionesquirúrgicasvíaretrógradadeltercioapical,reab-sorcionesradicularesexternasointernas,perforaciones,etcétera).

Requisitos

Grossman determinó los requisitos que debe poseer un material de obturación endodóntico ideal:

• Poder introducirse con facilidad.

• Sellar el conducto en las direcciones lateral y apical.

• No debe encogerse después de ser colocado.

• Impermeable.

• Bacteriostático, o al menos no favorecer la reproducción de las bacterias.

• Radiopaco.

• No pigmentar la estructura dentaria.

• No irritar los tejidos periapicales.

• Ser estéril, o poder esterilizarse con rapidez y facilidad antes de su inserción.

• Debe poder retirarse con facilidad del conducto si fuese necesario.

Desde que se describieron las técnicas que usaban gutapercha termoplastificada como sistemas de obturación de conductos, han sido publicados numerosos estudios que evalúan su efectividad. Entre estos, varios las comparan con otras técnicas tradicionales para observar características como la microfiltración, el sellado apical y la extravasación hacia los tejidos periapicales.

Ballera (2004) cita varios trabajos, entre ellos el realizado por Delle Done y Wallace con 120 dientes uniradiculares para comparar las técnicas de condensación lateral con Ultrafil, Succesfill y Thermafil (con transportador plástico, de titanio y de acero inoxidable). Esta comparación se realizó tanto en un microscopio electrónico de barrido, como con la penetración de tinta de azul de metileno. La investigación evidenció que la técnica de condensación lateral, permite una filtración significativamente menor que otros métodos.

Los hallazgos de Dallat y Spangberg también son interesantes, ellos compararon el nivel de filtración apical con una técnica controlada de tinte al vacío por rastreo, en conductos obturados con 5 métodos de obturación: técnica de cono único, condensación lateral, condensación vertical, Thermafil y Ultrafil. No se reportó diferencia significativa con respecto a la filtración apical observada en cada una de las muestras. Sin embargo, el grupo que ofreció mayor nivel de filtración, fue el de condensación vertical, mientras que el grupo de menor filtración fue el de Thermafil.

La gutapercha

Es una sustancia vegetal cuyo producto básico, como mencionan Leonardo (2005) y Lima (2009), se extrae del coágulo del látex de árboles de la familia de las sapotáceas, específicamente Mimusops balata y Mimusops hiberi, que se encuentran principalmente en Filipinas y Sumatra, aunque también se localizan en otras partes del mundo como la selva amazónica brasileña. Su nombre proviene de la lengua malaya, donde gatha significa goma y pertja, árbol. A partir de 1867 se introduce en la práctica endodóntica por Bowman, como material para obturar los conductos radiculares, prevaleciendo su uso hasta nuestros días como el material más utilizado; debido a sus características de fácil manipulación, bajo costo, biocompatibilidad, radiopacidad, estabilidad dimensional, facilidad para su remoción e insolubilidad en los fluidos orgánicos. La forma más usada son los conos de gutapercha, pero también existen otras formas de gutapercha usadas para las técnicas de obturación termoplástica. Su contenido es aproximadamente 20 % de gutapercha, 65 % de óxido de zinc,10 % de sustancias radiopacas y 5 % de plastificadores. Existen tres formas de este material: a) Fase alfa, flexible y pegajosa que fluye a baja presión cuando es calentada por encima de los 42º C. Un inconveniente de esta fase alfa es que se encoge al fraguar, si se le enfría muy lentamente la forma alfa vuelve a cristalizar, b) Fase beta, es una masa sólida que puede condensarse (debe aplicarse fuerza); las puntas de gutapercha se tornan quebradizas a la oxidación. Es posible mejorar su fluidez (cloroformo, calor eucalipto); c) al calentarla sobre los 62º C pasa a la Fase gamma pero no se conocen bien sus propiedades aunque parecen ser similares a la fase alfa. Aunque las dos formas tienen las mismas propiedades mecánicas, la gutapercha alfa sufre menor contracción cuando es calentada y luego enfriada, por lo que tiene más estabilidad dimensional y, por lo tanto, es la que se utiliza en las técnicas termoplásticas.

Técnicas de obturación termoplásticos

Hasta hace poco tiempo, el método más usado para la obturación de los conductos radiculares era la técnica de condensación lateral, por ser relativamente sencilla, de bajo costo y buenos resultados en el tiempo. Sin embargo tenía sus desventajas como: a) tiempo utilizado, b) cantidad de material que se pierde y c)faltadeadaptación.

Clasificación de las técnicas termoplásticas

• Técnica de McSpaden. Creada por el Dr. Jhon McSpaden (1980) cuando propuso la obturación termomecánica de la gutapercha, utilizando los compactadores. Estos son instrumentos de acero inoxidable , estandarizados y similares a una lima Hedströem invertida. Se utilizan en el contraángulo a baja velocidad basándose en el principio de un tornillo de rotación reversa. El cono maestro se selecciona de la manera habitual. Se debe corroborar que el compactador seleccionado entre y salga sin presión hasta por lo menos el tercio medio del conducto. Debe introducirse cuidando que esté girando en sentido horario, hasta 2 mm de la LT (así, el calor friccional va a plastificar a la gutapercha, y se va a compactar hacia apical gracias a la conformación del instrumento, tendiendo éste a salir del conducto). Una vez retirado el compactador, es importante realizar la compac-tación vertical, con pluggers.

•Técnica Híbrida de obturación radicular. Desarrollada por Tagger (1984). Utiliza el condensador vertical Engine-Plugger (Zipperer). Se coloca el cono maestro con el cemento sellador. Se condensa lateralmente con espaciador y se coloca un cono accesorio. Luego, entre los dos conos, se introduce el compactador termomecánico antes mencionado, sólo que esta vez es a 5 mm de LT. El compactador va a reblandecer la gutapercha y a compactarla dentro del conducto. Al retirar el instrumento, debe ejercerse compactación vertical con un atacador.

• Técnica de obturación con ultrasonido. Utiliza condensadores activados con ultrasonido para termoplastificar la gutapercha en una condensación lateral en caliente, produciendo una masa más homogénea con menos cantidad de vacíos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here