Otospongiosis, factores para un abordaje quirúrgico

0
7

La cirugía de la otospongiosis es una cirugía funcional cuyos resultados suelen ser excelentes. En el 95-97 % de los pacientes se logra mejorar la audición y en alrededor del 75 % de los mismos se observa un Rinne residual inferior o igual a 10 dB e igual o inferior a 15 dB en el 91 % de los casos.

Sin embargo, no hay que olvidar el riesgo de complicaciones postoperatorias, que deben explicarse al paciente, sobre todo la posible cofosis postoperatoria. Las demás complicaciones están dominadas por una disgeusia que suele ser reversible, vértigo y una perforación de la membrana timpánica. Estas complicaciones podrían provocar conflictos con los pacientes cuando no se les explican antes de la intervención y cuando no se presentan o comentan los tratamientos alternativos.

El tratamiento de la hipoacusia en un paciente con otospongiosis consiste en:

• Abstención terapéutica y vigilancia clínica estrecha cuando la hipoacusia provoca pocas dificultades sociales y no supera los 30 dB.

• Uso de prótesis auditiva, bien cuando el paciente lo desee o si existe alguna contraindicación para la anestesia o la cirugía (sobre todo en caso de oído único). Siempre debe proponerse como una alternativa a una intervención quirúrgica, explicando al paciente las ventajas e inconvenientes de esta actitud. Esta solución debe escogerse en los pacientes con un único oído funcional y si existen contraindicaciones médicas para la intervención. Estas audioprótesis ofrecen buenos resultados cuando existe una hipoacusia de transmisión predominante con una inteligibilidad adecuada en la audiometría verbal.

El abordaje quirúrgico se remonta a la década de 1960, y es una cirugía funcional que ofrece buenos resultados.

•  Un tratamiento quirúrgico, insistiendo sobre las ventajas e inconvenientes de la intervención. Ante esta opción, es importante el recordar que el paciente se debe colocar en decúbito supino. Una ligera inclinación en anti-Trendelenburg de la mesa de operaciones permite reducir la presión venosa cefálica y la hemorragia en el campo quirúrgico.

Estas tres posibilidades de tratamiento deben explicarse y proponerse al paciente, con sus ventajas e inconvenientes. Se le debe subrayar que este tipo de cirugía contraindica la práctica del submarinismo. También hay que advertir que debe evitar sonarse la nariz o estornudar conviolencia tras la operación.

La indicación quirúrgica se basa en el análisis de dos tipos de factores (auditivos y generales).

Los factores auditivos son:

•  La presencia de una hipoacusia causante de problemas sociales. Este tipo de hipoacusia se asocia sobre todo a un déficit audiométrico en conducción aérea que supere los 30 dB HL, evaluados en las frecuencias conversacionales (el cálculo de la pérdida audiométrica media según la Agencia Internacional de Audiofonología es útil: 1/10 [2 × (umbral a 500 Hz) + 4 × (umbral a 1.000 Hz) + 3 × (umbral a 2.000 Hz) + (umbral a 4.000 Hz)]). Cuando la hipoacusia es menor de 30 dB HL, la indicación quirúrgica no es evidente, sobre todo cuando es estrictamente unilateral y las molestias funcionales son limitadas. Esto es lo que suele suceder después de haber operado el primer oído. El paciente suele solicitar una intervención en el oído no operado después del éxito de la primera intervención.

•  Una hipoacusia de transmisión conun Rinne de al menos 20 dB en las frecuencias de 500 Hz o 1.000 Hz.

•  Inteligibilidad adecuada en la audiometría verbal.

•  Presencia de un foco de otospongiosis en una tomografía computarizada (TC) de alta resolución antes de la intervención quirúrgica.

Los factores generales son:

•  Ausencia de contraindicaciones para la anestesia local o general.

•  Posibilidad de obtener un campo libre de sangre durante la intervención. Si no se puede interrumpir un tratamiento anticoagulante o antiagregante plaquetario, se debe replantear la indicación quirúrgica debido al mayor riesgo de hemorragia durante la abertura del oído medio.

•  La comprensión y la aceptación por el paciente de los riesgos quirúrgicos. La información ofrecida al paciente debe ser lo más clara y completa posible, basándose en los datos de la literatura médica.

•  Obtención de un consentimiento informado.

Referencias bibliográficas

  1. Rudic M, Keogh I, Wagner R, et al. The pathophysiology of otosclerosis: Review of current research. Hear Res. 2015 Dec;330(Pt A):51-6.
  2. Karosi T, Szekanecz Z, Sziklai I. Otosclerosis: an autoimmune disease? Autoimmun Rev. 2009 Dec;9(2):95-101.
  3. 3. Bittermann AJ, Wegner I, Noordman BJ, et al. An introduction of genetics in otosclerosis: a systematic review. Otolaryngol Head Neck Surg. 2014 Jan;150(1):34-9.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here