Síndrome confusional agudo del adulto

0
19

El término “confusión” generalmente se utiliza para indicar un problema con el pensamiento coherente y se asocia con una capacidad de atención reducida. Aunque esta definición también abarca el delirio, algunos expertos usan el “estado confusional” para transmitir el significado adicional de menor estado de alerta y actividad psicomotora alterada.

El síndrome confusional agudo (SCA) es un trastorno mental que se caracteriza por una disminución del nivel de conciencia, de la atención y de funciones cognitivas (memoria, orientación, pensamiento, lenguaje, percepción) que se instaura de forma aguda o subaguda (horas o días), presenta un curso fluctuante a lo largo del día y tiene su origen en una enfermedad orgánica o en los efectos de alguna sustancia o tóxico.

En un 25 % de los casos podemos encontrar un SCA hiperactivo, caracterizado por una mayor inquietud, agitación o incluso agresividad. En la mayoría de las ocasiones, sin embargo, el SCA se manifiesta con sintomatología hipoactiva, con decaimiento y somnolencia, o presenta características mixtas.

La incidencia en la población general es del 1-2 %. Puede presentarse en el 10-15 % de pacientes hospitalizados y se eleva de forma considerable en pacientes mayores de 60 años y en los sometidos a intervenciones quirúrgicas o ingresados en unidades de cuidados paliativos.

La etiología del SCA obedece a la asociación de diferentes causas que se comportan como factores predisponentes y factores precipitantes.

Diversas investigaciones han demostrado la eficacia de la prevención mediante medidas no farmacológicas (Clegg A, 2014; Hshieh TT, 2015). En general, consisten en identificar los factores que causan o contribuyen al delirio en pacientes de riesgo y adoptar estrategias preventivas directas.

El tratamiento del SCA debe ser individualizado e incluir dos vertientes: tratamiento sintomático y tratamiento etiológico, por lo que en gran parte de los casos será necesaria la derivación del paciente hacia el medio hospitalario para completar un diagnóstico y un tratamiento integral. Sin embargo, es necesario considerar que, en ocasiones, el ingreso hospitalario puede agravar un estado confusional, por lo que la decisión de hospitalizar al paciente requiere valorar múltiples aspectos.

En determinados casos se podría plantear el manejo de un paciente estable en domicilio cuando la causa subyacente se ha diagnosticado y puede ser resuelta con los medios disponibles y el paciente cuenta con cuidadores y apoyo social adecuados.

Conviene tener en cuenta también que el estado de síndrome confusional se puede mantener incluso días después de haber corregido la causa etiológica, hecho que será necesario recordar tanto a la hora de derivar a un paciente a los servicios de urgencias hospitalarios, como cuando es dado de alta desde el segundo nivel asistencial para continuar seguimiento por el médico de familia.

Referencias bibliográficas

  1. Oh ES, Fong TG, Hshieh TT, Inouye SK. Delirium in older persons. Advances in Diagnosis and Treatment. JAMA. 2017:318(12):1161-74.
  2. Lin JS, O’Connor E, Rossom RC, et al. Screening for Cognitive Impairment in Older Adults: An Evidence Update for the U.S. Preventive Services Task Force [Internet]. Rockville (MD): Agency for Healthcare Research and Quality (US); 2013 Nov.
  3. Setters B, Solberg LM. Delirium. Prim Care. 2017 Sep;44(3):541-559.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here