Toma de radiografías periapicales

0
18

POR EL C.D. C.M.F. JOEL OMAR REYES VELÁZQUEZ

Las técnicas utilizadas son las del paralelismo que también se conoce como técnica de ángulo recto o cono largo y de la bisectriz llamada también como triangulación isométrica o de cono corto. En la técnica de paralelismo, la colocación de la película será paralela al eje del diente en ángulo recto a los rayos, así no se acorta o se alarga la imagen. Con esta técnica se pueden obtener imágenes reproducibles sin distorsiones, y empleando anillos localizadores se puede evitar la difusión de los rayos. La técnica de la bisectriz es cuando el haz de rayos es perpendicular a la bisectriz formada por el eje del diente y la película, en esta técnica no se requiere de equipo adicional, es la más antigua, es rápida y fácil de realizar con la tela de caucho en posición y es relativamente cómoda para todos los pacientes, sin embargo tiende a producir imágenes distorsionadas y parciales, especialmente si se modifican los ángulos o si se coloca incorrectamente el cono en relación con la placa, además es difícil reproducir una proyección radiológica para su revisión y seguimiento.

En estudios comparativos entre las diferentes técnica (paralelismo y bisectriz), no se ha demostrado que una técnica sea mejor que la otra en el diagnóstico de la patología periapical para evaluar el tamaño de las lesiones periapicales. En esto difieren otros autores que afirman que la técnica del paralelismo con cono largo es mejor que la de bisectriz con cono corto.

Angulación del haz de rayos X

Los cambios en las angulaciones del haz de rayos X en relación al diente y la película pueden ayudar al diagnóstico y tratamiento, al producir imágenes que proporcionan una información adicional las cuales no son visibles en radiografías tomadas sin angulación. Los cambios en la angulación, pueden ser utilizados para determinar el número, curvatura de conductos y raíces, para distinguir una patología de origen endodóntico o no endodóntico y desplazar estructuras anatómicas entre otras.

Angulación horizontal

Walton introdujo un refinamiento importante en la radiografía dental, diseñó una técnica mediante la cual puede observarse con facilidad la tercera dimensión. Esta técnica consiste en variar la angulación del rayo desde un plano horizontal en sentido mesial o distal. Las indicaciones son separar conductos superpuestos y/o supernumerarios e identificarlos, como también desplazar en sentido vestíbulo-lingual o ver el área vestibular, lingual
o palatina. La regla de Clark, establece que el objeto más distante del cono (lingual o palatino) se mueve en dirección a él, y así se puede observar esa tercera dimensión cuando hay un conducto superpuesto a otro; realizando una proyección angulada desde mesial o distal. Así pues el objeto que se mueve en el sentido opuesto o que se aleja del cono
se encuentra situado hacia vestibular. La regla en castellano ILOV (igual lingual, opuesto vestibular) nos orienta con una sola película. Si se conoce la angulación o dirección, se podrá distinguir entre vestibular y lingual, aunque es recomendable realizar una directa u ortorradial y otra angulada.

Angulación vertical

Es la angulación sobre un plano vertical, si se coloca el cabezal del tubo para dirigir el haz hacia abajo sobre la horizontal (tomando la horizontal como ángulo neutro), se describe como angulación vertical positiva; y si se dirige el haz hacia arriba se conoce como angulación vertical negativa. Por lo general es preferible alinear el cono de manera que el haz de rayos X incida en la película en ángulo recto. Aumentando el ángulo en sentido vertical del haz central se puede corregir la elongación de una imagen y, al revés, se
logra acortar reduciendo dicho ángulo. En una angulación positiva, las raíces vestibulares se alejan del cono o se acortan y las linguales o platinas se acercan al rayo o se suben. Se puede con esta técnica desplazar las estructuras anatómicas como el seno maxilar. En angulación negativa ocurre lo contrario, la zona vestibular se aleja del rayo o se sube y la palatina se acerca del cono o se acorta.

La angulación negativa es utilizada en la toma de radiografías de la mandíbula, y la positiva en el maxilar superior. El cambio de angulación, en dichas zonas depende de las necesidades del clínico para lograr un diagnóstico correcto.

Proyección directa

Es la imagen más real, no presenta ningún tipo de angulación sea mesial o distal. Nos informa de la longitud aproximada de los conductos,entrada a éstos, anchura mesiodistal de la cámara pulpar, curvaturas radiculares hacia mesialodistal, posición del foramen apical, radiolucencias apicales, radiolucencias laterales y lesiones periodontales.

Interpretación de las radiografías

Para interpretar adecuadamente las radiografías se debe tener una secuencia. En primer lugar, siempre será adecuado observar la corona para posteriormente ir descendiendo hacia las raíces, fijarse en los conductos y en el hueso. En la corona puede observarse el grado de destrucción por caries, tamaños de las restauraciones, protecciones pulpares, pulpotomías y otras anomalías. La imagen de un conducto radicular puede interrumpirse si éste se bifurca o trifurca. Igualmente deben tenerse en cuenta el número y forma de las raíces así como si existen o no conductos supernumerarios.

Referencia bibliográfica

  1. colombianadesalud.org.co/ODONTOLOGIA/radiologia%20final.pdf

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here